Manejando el Asma

Asma y Control Ambiental

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta los bronquios, desencadenada por irritantes químicos, cambios de temperatura, virus, ejercicio físico, medicamentos, sustancias del ambiente laboral, factores emocionales y alérgenos.
Seguí leyendo debajo.

Dr. Ricardo Saranz

ricardosaranz@gmail.com

Médico Especialista en Pediatría, Alergia e Inmunología (MP 14512) - Clínica Universitaria Reina Fabiola, Córdoba.

El polvo de habitación se halla presente en mayor o menor medida en todos los hogares (particularmente en el dormitorio) y su capacidad de generar alergia se atribuye a unos organismos microscópicos, no visibles al ojo humano, denominados ácaros. Estos se desarrollan en ambientes húmedos y a temperaturas confortables exclusivamente dentro de los hogares y ambientes cerrados.

De los animales domésticos son relevantes el gato y el perro cuyos alérgenos se almacenan en la piel y el pelo. La presencia de hongos en los domicilios es favorecida por la existencia de paredes húmedas especialmente en baños y dormitorios.

La sensibilización alérgica debe confirmarse por un especialista en Alergia e Inmunología mediante unas pruebas indoloras que se realizan sobre la piel, deben contemplarse medidas para la reducción de alérgenos en el hogar.

Si se comprueba que se es alérgico a las mascotas, éstas deben mantenerse fuera de la casa. El ingreso, aunque sea periódico, no se aconseja dado que sus alérgenos permanecen mucho tiempo aún en ausencia del animal doméstico. En todos los casos debe balancearse el impacto psicológico y afectivo que produce esta medida.

Dentro de las medidas de control de ácaros se deben considerar:

  1. Uso de fundas impermeables a alérgenos en colchones y almohadas.
  2. Uso de aspiradoras con filtros de alta eficiencia y doble bolsa de recolección.
  3. Lavado periódico de ropa de cama y peluches pequeños a más de 50°C.
  4. Ventilación y soleado de las habitaciones y reducción de la humedad.
  5. Se desaconseja el uso de alfombras.
  6. Los ácaros no son alcanzados por aerosoles comerciales que prometen la desinfección de gérmenes y por acaricidas específicos.

Para el control de alérgenos de hongos es fundamental evitar su acumulación en paredes húmedas y se recomienda la limpieza periódica de las mismas.

Se deben usar productos químicos específicos para la erradicación de cucarachas así como controlar sus fuentes de alimentación y refugio.

Conclusión: Si tenés asma asociado a alergia, debés saber que existen medidas de control ambiental de alérgenos que son eficaces siempre que se mantengan en el tiempo y se complementen con otras estrategias que incluyan su tratamiento habitual con medicamentos para el asma y la educación continua del paciente y su familia.

AR-1028 04/2019