Manejando el Asma

¿Por qué y cuándo acudir al médico?

El médico tiene las herramientas para diagnosticar y tratar el asma.
Seguí leyendo debajo.

Dra. Cora Onetti

cora.onetti@gmail.com

Especialista en Alergia e Inmunología (MN 72634) - Secretaria General AAAeIC - Co-Coordinadora Red de Alergia y Asma CABA - Jefa Alergia Hospital Penna, CABA.

Se puede comenzar a cualquier edad con los síntomas: silbidos en el pecho (sibilancias), dificultad para respirar (disnea) con ahogos y/o tos y sensación de pecho oprimido (opresión torácica) al exponerse a determinados desencadenantes o realizar ejercicio.

Es importante acudir al médico de manera temprana, retrasar el diagnóstico lleva a retardar el inicio del tratamiento con el consecuente deterioro de calidad de vida.

Aun realizando el tratamiento indicado por el médico pueden haber recaídas. Si tus síntomas del asma están empeorando, mira la sección correspondiente del Plan de Acción. Si no tenes uno, pedile a tu médico que lo realice.

Deberías recurrir al médico si:

  1. Tus síntomas de asma no mejoran.
  2. Estás usando tu medicación de Alivio/Rescate más de lo usual.

A pesar de recurrir a las recomendaciones que el médico indica para estos casos, los síntomas pueden persistir. Esto se denomina exacerbación o crisis de asma y debe ser evaluada en un centro de atención para realizar la asistencia, tratamiento de la crisis y las recomendaciones correspondientes.

Deberías llamar a una ambulancia si:

  1. Tu medicación de Alivio/Rescate no te ayuda.
  2. Tus síntomas están empeorando significativamente (tos, falta de aire, opresión de pecho, silbidos).
  3. Estás con muy poco aire o dificultades para hablar, comer o dormir.
  4. Te sentís exhausto/a.

Es importante no ignorar los síntomas del asma, dado que podrían rápidamente empeorar, especialmente dos o tres días después de un ataque.

Tener presente que el mayor porcentaje de los pacientes con asma pueden tenerla bajo control si realizan un tratamiento adaptado a su tipo de asma.

Asma controlada significa:

  • No tener recaídas ni exacerbaciones frecuentes con necesidad de medicación de rescate.
  • No concurrir a servicios de emergencias, consultas no programadas con tu médico o internación por asma.
  • No despertarse con síntomas por la noche.
  • Poder realizar la actividad física de preferencia tolerando el ejercicio.
  • No faltar al trabajo o a la escuela.

Si esto no ocurre significa que el asma está no controlada o está pobremente controlada y se debe concurrir al médico para que ajuste el tratamiento.

Si necesitás un especialista, podés encontrarlo en: https://www.asmazero.com.ar/herramientas/mapa/
 

Recordá que también podés conversar con el servicio de Enfemería Online de Asma Zero, si:

  1. Tenes algún tipo de preocupación sobre tus síntomas.
  2. Requerís consejos generales de salud.
  3. Necesitas resolver dudas sobre el uso de dispositivos.

Para ello, podés comunicarte:

  1. Telefónicamente al 0800-222-2762 (ASMA)
  2. WhatsApp al 11-3870-3406

 

AR-1027 04/2019